Pensiones: llega la edad del adiós y entramos en futuro delicado

No future! Hay un límite no oficial, sino oficioso, relacionado con un tramo de edad, la de los “jóvenes” de 50 a 60 años. Entrar en este tramo, hoy, siglo XXI, año 2017, supone simplemente que:

-Si no estás trabajando, dile adiós a la idea de encontrar un trabajo digno.

-Si estás trabajando, pero no has cotizado al menos 20 años, dile adiós al pensamiento de tener una pensión digna.

-Si estás trabajando y has sido lo suficientemente tonto en cotizar más de 20 años, prepárate a cabrearte cuando te digan que vas a cobrar el 50%, si te sonríen los hados, de lo que esperabas, siempre y cuando llegues al siguiente limite, la edad de los proscritos y culpables de que el sistema piramidal no funcione. Dile adiós a tu idea preconcebida de que cobrarás porque te lo has ganado.

Me gustaría adelantarte el equivalente a la media vida que has vivido, el momento en que te obliguen a dejar de ser útil y entrar en el colectivo de “mantenidos”. Sí, no pienses que por haber estado pagando religiosamente tu cotización eres merecedor de nada.

Has estado manteniendo un sistema piramidal legal en los cuales, cada mes, tu cotización no ha ido a una huchita que se iba alimentando de unos intereses teóricos, sino que lo que has hecho ha sido pagar las prestaciones de personas que han entrado antes que tú en la bola, siendo cómplices de la estafa piramidal, eso sí, legal, a la que te han obligado a incorporarte desde que tuviste la mayoría de edad. Te han inculcado, cuando tenías entre 30-40 años, que cuando llegara el lustro de los 50-55, aumentaras al máximo la cotización (siempre que pudieras) para influir en el resultado final para cuando tuvieras 65.

¡Te han engañado! Han modificado la Ley para que no puedas cotizar más que un porcentaje del IPC a partir de los 45 años. Pero, aún así, no te salían los números. Pagas mucho más de lo que vas a percibir, a menos que vivas por encima de los 112 años. Si no, no te salen las cuentas.

Por ello, aunque no me conoces y no sabes si busco un interés oculto, o no sabes si quiero engañarte, te recomiendo lo siguiente:

-Si puedes seguir trabajando, sigue… siempre y cuando el dolor de que te den por donde amarga el pepino, sea aguantable y compense. Hay ciudadanos que viven a cuerpo de rey sin dar un palo al agua, y no sólo hablo de los políticos. Hay multitud de personas que conocen todas las trampas del sistema para obtener subsidios, ayudas y complementos que no les corresponden. Entraré en detalles en otro artículo.

-Ni se te ocurra cotizar más del mínimo. Sobre todo, si eres autónomo. Así, no te jorobarán con multas, pero podrás usar el poco dinero que consigues ahorrar en otros menesteres. No es proporcional lo que vas a percibir con el extra que pagas, por lo que no pagues más de lo estrictamente necesario para que no te multen.

-Contrata algún producto de capitalización, menos un plan de pensiones, lo que sea: Plan de Ahorro, PIAS, Plan de Acumulación en Activos, etc. No hagas caso de la publicidad que te vende los planes de pensiones como la panacea de las ventajas fiscales y del ahorro para la jubilación. La media de su rentabilidad es penosa, además de que si estás en los tipos medios de tributación, difieres en no pagar un 25-27% hoy a un 45-55% según zonas en el futuro.

-Intenta pagar, de forma legal, los menos impuestos posibles. Asesórate. Te recuerdo que mientras más tengas, más posibilidades de pagar menos tienes. Si eres un simple asalariado (con todos los respetos), no tienes alternativa. Si consigues crearte un vehículo de inversión que tribute al 1% (Sí, siguen existiendo), has triunfado.

-No votes a quien sólo te ofrece alternativas de “reparto”: no funcionan. Necesitamos gestores, no políticos.

En septiembre alcanzaré el guarismo anterior a la fatídica zona. Tengo por tanto un año, para olvidarme de lo que he dicho y pensar que mañana será mejor.

Un abrazo a todos.