¿Cuántos tipos de lingotes de oro existen y cómo se fabrican?

Enviado por: Á. Blázquez
30 noviembre 2017 11:11

La imagen típica que tenemos de los lingotes de oro, en las escasas ocasiones en que los bancos y las entidades que los custodian los muestran en público, es de unas barras de base rectangular y forma de pirámide truncada.

Ésos suelen ser los lingotes grandes, que habitualmente utilizan los bancos como parte de sus reservas. Pero ésta no es la única forma en la que se presentan los lingotes de oro: también los hay en forma de placas, grabados por ambas caras con atractivos diseños.

Estos dos tipos diferentes de lingotes (además de los característicos de China, en forma de barquito, o de otros países asiáticos, con una perforación en el centro) responden a las dos formas básicas de fabricación de los lingotes.

En la lengua inglesa existen términos específicos que diferencian a ambos: por un lado, están los lingotes grandes o “cast” (de “molde”) y por otro, los “minted” (“acuñados”), que son los más pequeños.

Los lingotes fabricados en molde se obtienen fundiendo el oro y echándolo en unos moldes rectangulares, cuyos lados están en ángulo para facilitar la labor de desmoldado. Normalmente, estos lingotes suelen tener un peso de 400 onzas troy (12,4 kg.), una pureza de 999 milésimas y un valor de mercado de algo más de medio millón de dólares. Luego se les graba la marca y el sello Good Delivery.

Demasiado peso y demasiado valor para los pequeños inversores. Por ello, existe otro tipo de lingotes, en forma de placas rectangulares, cuyos tamaños y precios son mucho más asequibles: los hay desde un gramo hasta un kilo, pasando por una onza, 100 gramos…

Estos lingotes se denominan en inglés “minted”, porque se fabrican mediante el proceso de acuñación, como las monedas: se estira una lámina de oro hasta que adquiere el grosor deseado y se pasa por el troquel, que va recortando la forma deseada. El sobrante de los recortes se vuelve a fundir para elaborar una nueva placa.

Una vez obtenidos los rectángulos de oro, la refinería puede optar por grabarlos con su propia marca y diseño (es el caso de la alemana C. Hafner, cuyos lingotes podemos ver en la imagen) o enviarlos a una casa de la moneda que se encargue de ello.

Respondido por: Oroinformación