Holanda conmemora en oro y plata la Capitalidad Europea de la Cultura 2018

La Koninklijke Nederlandse Munt, Casa de la Moneda de los Países Bajos, ha acuñado sendas monedas de oro y plata dedicadas a la ciudad frisia de Leeuwarden, para conmemorar su condición de Capital Europea de la Cultura 2018.

Leeuwarden es una ciudad de 90.000 habitantes, capital de la provincia de Frisia, al norte de Holanda. Fundada en 1435, atesora una notable cantidad de monumentos y puntos de interés que, sin embargo, no la han hecho tan famosa como otras ciudades de su entorno.

Quizá su elección como Capital Europea de la Cultura 2018 contribuya a difundir aún más su belleza por el mundo. El lema que preside esta Capitalidad Europea de la Cultura es “Comunidad Abierta”, una expresión que viene del término frisón “Iepen Mienskip”.

Leeuwarden es conocida, además de por sus canales, sus molinos y diversos monumentos, por dos de sus vecinos más conocidos: la famosa espía Mata Hari (representada por una estatua de una bailarina en una pequeña plaza de la ciudad) y el artista gráfico Maurits Cornelis Escher, autor de numerosos grabados con perspectivas imposibles, teselados y mundos imaginarios.

A ambos se les han dedicado sendas exposiciones temáticas en Leeuwarden durante 2018, con motivo de la Capitalidad Europea de la Cultura.

A estas conmemoraciones se ha querido sumar la Koninklijke Nederlandse Munt, Casa de la Moneda de los Países Bajos, con la emisión de dos monedas, en oro y plata, dedicadas a Leeuwarden y a la provincia de Frisia.

La moneda de oro, de 10 euros de valor facial, está acuñada en oro de 900 milésimas, calidad prueba. Su peso es de 6,72 gramos y su diámetro, de 22,51 milímetros. La emisión está limitada a 1.000 unidades.

La de plata, de 5 euros de valor facial, está acuñada en plata de 925 milésimas, calidad prueba. Pesa 15,50 gramos (media onza) y mide 33 milímetros de diámetro. Su emisión está limitada a 5.000 piezas.

El diseño de anverso y reverso es obra del artista holandés Navid Nuur. El anverso presenta un diseño que imita la artesanía del tallado de madera, realizado con la más moderna tecnología de diseño en 3D de que dispone la ceca holandesa.

En el centro está la silueta del retrato de perfil del rey Willem-Alexander. A su alrededor aparece una leyenda con el nombre del rey, el león neerlandés, el nombre del país en holandés (“Konig der Nederlanden”) y el año de emisión, 2018.

El reverso muestra un original diseño en el que se funden diversos elementos característicos de la ciudad de Leeuwarden y de la región de Frisia: las joyas de Mata Hari, los canales, los barcos, los caballos frisones, las hojas de nenúfar que aparecen en la bandera y el cuerno que representa a la cultura y las fiestas.

Alrededor aparece la leyenda “Leeuwarden-Fryslân European Capital of Culture” y el valor facial, así como la firma del artista y una pequeña imagen del Puente de San Servacio, construido en el siglo XIII sobre el río Mosa, en Maastricht, y que constituye la marca de ceca de la Koninklijke Nederlandse Munt.

El canto es estriado en la moneda de oro y en la de plata lleva la leyenda “GOD * ZIJ * MET * ONS” (“Dios esté con nosotros”).