Australia celebra 25 años de la Serie Canguro con lingote y moneda

La Royal Australian Mint conmemora el 25 aniversario del inicio de la Serie Canguro con la emisión de una pieza muy especial: una combinación de lingote de plata, con una moneda insertada, que luce un diseño especial con referencia a esta popular serie numismática.

Hace ya 25 años que la Royal Australian Mint (ceca estatal del país, encargada de la acuñación de moneda circulante) lanzó al mercado la llamada Serie Canguro, dedicada al que quizás es el animal más emblemático de la fauna australiana.

Una serie que no hay que confundir con el bullion Canguro, que acuña la otra casa de la moneda australiana, The Perth Mint, dedicada a la acuñación de moneda de inversión y de colección, con sede en esta ciudad de Australia Occidental.

La Serie Canguro se inició en 1993 y en estos años ha mostrado diversas representaciones de este animal, comenzando con una imagen que recordaba al reverso del penique australiano de 1937.

El diseño ha ido cambiando cada año, mostrando diversos aspectos del canguro australiano, desde su contribución a la biodiversidad australiana a su papel como un icono cultural del país.

Como señala el CEO de la Royal Australian Mint, Ross MacDiarmid, “la Serie Canguro es una de nuestras emisiones anuales más populares, muy apreciada por los coleccionistas australianos y extranjeros. Por eso este año queremos recordar con orgullo este cuarto de siglo de excelencia artística y de ingeniería”.

Para celebrar estas bodas de plata, la Royal Australian Mint ha lanzado una original pieza, combinación de moneda y lingote. De hecho, se trata de un lingote de plata de dos onzas, con una moneda de plata de una onza insertada en un círculo, de forma que ambas piezas encajan en una sola.

Las dos están acuñadas en plata del 99,9% de pureza y han sido diseñadas por Stevan Michael Stojanovic, a excepción del anverso de la moneda.

El lingote pesa dos onzas y mide 80 x 50 milímetros. Está acuñado en calidad “reverse proof” (figuras brillantes sobre fondo mate). La emisión está limitada a 5.000 unidades.

Su anverso muestra una imagen de la cabeza de un canguro gris oriental, junto a un círculo con el número 25 y los años de comienzo de la serie (1993) y de emisión (2018). El fondo incluye pequeñas siluetas de canguros, en diferentes posturas, también en acabado brillante sobre fondo mate.

El reverso del lingote muestra a una manada de canguros en un paisaje típico del “outback” australiano, con una leyenda: “25 th Anniversary of the Silver Kangaroo”. En la esquina superior derecha se incluye el número de la pieza dentro de la serie limitada a 5.000. Y en la esquina inferior izquierda, el peso y pureza del lingote: “2 oz .999 Ag”.

En cuanto a la moneda, su valor facial es de un dólar australiano. Está acuñada también en plata del 99,9% de pureza, aunque en calidad “frosted uncirculated”. Su peso es de una onza y su diámetro, de 40 milímetros. La emisión, al igual que en el caso del lingote, está limitada a 5.000 unidades.

En cuanto al diseño, su anverso muestra el retrato clásico de la reina Isabel II de Inglaterra que se utiliza en las monedas australianas, realizado por Ian Rank-Broadley, cuyas iniciales, IRB, figuran en la base del mismo.

A su alrededor aparece una leyenda con el nombre de la soberana, “Elizabeth II”, el del país, “Australia” y el año de emisión, 2018.

El reverso muestra a una pareja de canguros grises, uno sentado y otro de pie, a la sombra de un eucalipto. En la parte superior aparece el valor facial de la moneda. “One Dollar” y en la inferior, su peso y pureza: “1 oz .999 Ag”.

A la izquierda aparece un pequeño recuadro con un 25 en su interior, que hace referencia al aniversario, y las siglas SMS, que corresponden al diseñador de la Royal Australian Mint Stevan Michael Stojanovic.

La moneda encaja en el hueco que tiene el lingote, de forma que ambos se presentan en un estuche, con si fuera una sola pieza.

Para su realización, la Royal Australian Mint ha contado con la colaboración de la compañía distribuidora alemana MDM.