¿Es conveniente invertir en oro físico? Las 28 razones a favor

Desde este medio llevamos más de dos años explicando los beneficios y ventajas de poseer oro físico, para protegerse frente a eventualidades ajenas a nuestra voluntad y preservar nuestro poder adquisitivo. Son múltiples las razones que sirven para argumentar a favor de la inversión en este metal.

Que el oro físico es una inversión prudente y razonable es una cuestión que no se le escapa a casi ningún inversor. Por si aún existieran dudas al respecto, Torgny Persson, desde Bullion Star, se ha preocupado por ordenar y sistematizar estas razones a favor. El resultado son 28 razones, cada una con su explicación.

1) Es un activo tangible con valor inherente

El oro físico es un activo real y tangible. Es indestructible, imposible de crear de forma artificial, como intentaron los alquimistas durante muchos siglos. Su extracción de las minas es difícil y costosa, por lo que el oro adquiere un valor inherente, en contraste con el llamado oro papel, que carece de ese valor inherente.

2) No tiene riesgo de contraparte

El oro físico no tiene riesgo de contraparte, como otros activos como las acciones o los bonos del Tesoro, cuya rentabilidad depende de que la otra parte tenga la capacidad para afrontar el pago. Esa contraparte, también, está sujeta a la posibilidad de sufrir una quiebra, que afectaría al tenedor de los títulos. En cambio, el poseedor de oro no tiene de qué preocuparse, porque éste tiene valor intrínseco. El oro papel, por el contrario, tiene riesgo de contraparte en todos sus formatos (futuros, certificados, ETF…).

3) Es un bien escaso

Los yacimientos de oro son relativamente escasos en el mundo y habitualmente presentan dificultades para acceder a las vetas del metal. Por tanto, el suministro de oro es un recurso limitado, lo que explica por qué se le considera un metal precioso. Su escasez refuerza su valor inherente.

4) No puede perder su valor

Debido a sus características y propiedades físicas, el oro no puede perder su valor, por lo que es inmune a las injerencias políticas. En comparación con él, el llamado dinero fiat está sujeto a constantes devaluaciones, gasto público, expansión cuantitativa por parte de los bancos centrales y rescates del sistema financiero.

Debido a esta característica, el oro ha sobrevivido a todos los sistemas monetarios durante miles de años.

5) Tiene 6.000 años de historia

El oro ha desempeñado un papel fundamental en la sociedad durante milenios, desde el antiguo Egipto hasta la era contemporánea. Ha facilitado el comercio internacional a lo largo de la historia, ha sido responsable directo de la expansión económica y la prosperidad de numerosas civilizaciones e incluso, gracias a la exploración y minería, se ha convertido en catalizador del crecimiento de algunas de las ciudades actuales más conocidas, como San Francisco, Johannesburgo y Sydney.

6) Es un depósito de valor

El oro es un depósito de valor de primer orden. El oro físico, ya sea en forma de lingotes o monedas, retiene su poder adquisitivo durante largos periodos de tiempo, a pesar del progresivo incremento de los precios de bienes y servicios.

En cambio, las divisas fiat como el dólar estadounidense no son depósitos de valor y su poder adquisitivo va decreciendo progresivamente, minado por la inflación o la subida del índice de precios.

Las divisas fiat tienen una larga tradición de pérdida de valor, desaparición o devaluaciones durante su circulación.

Por ejemplo, desde que se creó la Reserva Federal estadounidense en el año 1913, el dólar estadounidense ha perdido un 98% de su valor en relación con el oro, por lo que se puede decir que la moneda ha perdido el 98% de su poder adquisitivo. El oro, mientras tanto, ha retenido su valor.

7) Es una defensa a largo plazo contra la inflación

A la capacidad del oro físico de retener su poder adquisitivo a lo largo del tiempo se le ha denominado la “constante del oro”. Esta constante refleja el hecho de que el poder adquisitivo del oro se mantiene constante durante largos periodos de tiempo y existe debido a que el oro se adapta a los cambios y expectativas futuras de la inflación. Por tanto, el oro es una defensa a largo plazo contra la inflación.

8) Se utiliza como dinero desde hace 2.500 años

Debido a su capacidad de retener el valor y actuar como un depósito del mismo, el oro físico se ha utilizado como dinero desde hace más de 2.500 años. Las primeras monedas de oro aparecieron en tiempos de la civilización lidia, en la península de Anatolia (en la actual Turquía).

Posteriormente, el oro se usó como una forma estable de dinero en las civilizaciones persa, griega, la antigua Roma, los imperios español y portugués, el imperio británico y, a través de los diversos estándares internacionales del siglo XX.

En agosto de 1971, el Gobierno de los Estados Unidos suspendió la convertibilidad del dólar estadounidense en oro, un movimiento que provocó la expansión de la deuda que aún tiene repercusiones en el sistema monetario actual.

Para poner en perspectiva la importancia monetaria del oro, durante el 97% de los últimos 2.500 años, el oro ha sido elegido por las civilizaciones más sofisticadas como la forma de dinero por excelencia y como un refugio de estabilidad, precisamente por su capacidad para retener su valor.

9) Es un valor refugio

El oro físico actúa como un activo refugio en momentos de conflictos, guerras e inestabilidad geopolítica. Durante las crisis de los mercados financieros y el crecimiento de la inestabilidad provocada por las guerras y conflictos, el riesgo de contraparte de la mayoría de activos financieros se dispara.

Sin embargo, dado que el oro carece de este riesgo de contraparte, los inversores acuden al oro durante los periodos críticos, para preservar su riqueza. Así que el metal actúa como una forma de asegurar el patrimonio frente a la catástrofe.

10) Es riqueza portátil y anónima

Los lingotes y las monedas de oro combinan valor con portabilidad. En tiempos de guerras y conflictos, lingotes y monedas son muy apropiados para transportar la riqueza y los ahorros a través de las fronteras y en zonas de conflicto de forma anónima.

11) Es aceptado universalmente

El oro es aceptado como dinero de forma universal en todo el mundo y cuenta con un mercado global muy líquido que permite amplias oportunidades de venta de monedas y lingotes. Esto significa que en cualquier ciudad del mundo se pueden vender.

12) Es dinero de emergencia

El personal militar que atraviesa zonas conflictivas suele llevar monedas de oro, como dinero de emergencia. Por ejemplo, el Ministerio de Defensa británico provee a los pilotos de la RAF y los soldados de las SAS con soberanos de oro para que las lleven durante su participación en misiones de combate y actividades en zonas como Oriente Próximo.

Los aficionados a las películas de 007 recordarán cómo James Bond porta, de forma habitual, un cinturón lleno de soberanos de oro, para casos de emergencia.

13) El oro es ajeno al sistema bancario

El oro físico es uno de los pocos activos que permanecen al margen del sistema financiero. No está emitido por ninguna autoridad monetaria, banco central o gobierno, por lo que mantiene su independencia. Acumular oro físico, depositado en una cámara acorazada no bancaria, permite mantenerse al margen del sistema financiero.

14) No tiene riesgo de quiebra

A diferencia de los bonos del tesoro, el oro no tiene riesgo de quiebra, ya que no ha sido emitido por ninguna autoridad que pueda quebrar. Los lingotes y monedas de oro no son obligaciones de nadie. No puede quebrar ni convertirse en insolvente, por lo que no es necesario confiar en ninguna otra parte cuando se acumula oro físico.

15) Es un elemento de diversificación de la cartera de inversión

Añadir oro a una cartera de inversión compuesta por otros activos como bonos o acciones reduce su riesgo de volatilidad e incrementa su rendimiento. Ello se debe a que el precio del oro tiene una correlación nula o negativa con el precio de la mayoría de los activos financieros, al estar al margen de los ciclos de negocios y macroeconómicos que afectan a los demás activos.

Diversos estudios de instituciones académicas y organizaciones de la industria como el Consejo Mundial del Oro han reforzado el papel del oro en la diversificación de carteras de inversión. Los analistas suelen recomendar que las carteras con múltiples activos tengan entre un 5 y un 10% de oro.

16) Cobertura de divisas

Existe una relación inversa entre el precio del oro y el dólar estadounidense: por lo general, el precio del oro se mueve en dirección opuesta al dólar. Por tanto, acumular oro puede servir de cobertura del dólar y ayudar a gestionar el riesgo de cambio de las carteras denominadas en dólares.

17) El oro tiene las propiedades de un metal

El oro cuenta con numerosas y variadas propiedades metálicas, lo que lo hacen adecuado para una gran variedad de aplicaciones y usos tecnológicos y comerciales. Estas aplicaciones son factores que contribuyen a impulsar la demanda de oro, junto con la inversión y la demanda monetaria.

Se trata de un metal muy dúctil, que puede estirarse en un hilo muy fino. También es muy maleable: puede alisarse en una lámina muy delgada. Es un buen conductor de la electricidad y del calor. No se corroe ni pierde su brillo. Es químicamente neutro y no resulta tóxico para el cuerpo humano. Y además tiene un atractivo brillo dorado.

Todas estas propiedades explican que se ampliamente utilizado para el cableado eléctrico y electrónico, así como para la fabricación de circuitos. También se usa en la industria médica y odontológica, además de para la fabricación de paneles solares y tecnología aeroespacial, a lo que hay que añadir sus usos tradicionales en joyería y decoración.

Las nuevas tecnologías siguen descubriendo más aplicaciones para el oro, por lo que su demanda está muy diversificada, lo que respalda su importancia comercial.

18) El oro físico es solo una pequeña fracción del oro papel

El mercado mayorista del oro de Londres y el Comex estadounidense cuentan con mercados de futuros que negocian ingentes cantidades de oro papel que dejan pequeño al mercado del oro físico. Sin embargo, estos mercados solo negocian con derivados del oro (futuros, con cantidades de oro físico sin asignar), que representan derechos sobre el oro que nunca llegarán a ser convertibles en oro físico, sencillamente porque no hay suficiente para respaldarlos.

En un escenario insostenible para estos mercados del oro papel, los precios de éste y del oro físico podrían divergir, lo que supondría el cese de la negociación del oro papel y su subsiguiente colapso. En cambio, el oro físico seguiría manteniendo su valor real, por lo que es un seguro contra la quiebra de los grandes mercados de oro papel.

19) El oro físico no es un ETF

El oro físico proporciona a los inversores todas las ventajas que los ETF no pueden proporcionar. Éstos permiten jugar con el precio del oro, pero no con el oro en sí. Poseer oro físico es, por definición, tener una exposición directa al oro. La mayoría de los ETF respaldados por oro no permiten a los inversores convertir sus opciones y llevarse el oro físico a casa. De hecho, en muchas ocasiones ni siquiera se sabe dónde está custodiado ese oro que respalda los ETF.

Éstos cuentan con numerosos riesgos de contraparte, ya que intervienen diversos actores, como el fideicomisario, el custodio, el emisor… En cambio, el oro físico no tiene contraparte. Cuando participas en un ETF, a la cantidad de oro que respalda el producto se le detraen las comisiones de gestión. Con el oro físico, siempre mantienes el 100% del oro que compraste.

20) Puede ser almacenado de forma anónima

El oro puede almacenarse de forma anónima, ya sea en el propio domicilio o propiedad, o en una cámara acorazada. Además, tiene la ventaja de que su densidad es muy grande, por lo que una gran cantidad de dinero en oro ocupa muy poco espacio.

21) Es completamente independiente de Internet

Poseer oro físico no requiere de tener una conexión a Internet, acceder a un monedero electrónico o a un mercado de intercambio de criptodivisas. Además, el oro está a salvo de hackers o de errores de transferencia.

22) El oro se mide por su peso

El oro físico se mide por su peso, no por una cifra establecida por un político o un banquero. Cuando se compra un lingote de un kilo de oro, o una moneda de una onza, siempre tendrás esa cantidad de oro, independientemente de las fluctuaciones de las divisas fiat.

Aunque puede resultar conveniente pensar en el oro físico en términos de su valor en determinada divisa, es mejor pensar en términos de peso.

23) Es coleccionable

Al comprar lingotes o monedas de oro, se puede iniciar una colección que se convierta, además de en una forma de inversión y ahorro, en un pasatiempo fascinante.

Las monedas de inversión de oro o bullion acuñadas por las principales casas de la moneda mundiales están primorosamente ilustradas y tienen relación con la historia.

Los lingotes de inversión de las principales refinerías mundiales son diferentes entre sí y permiten iniciar una colección, tanto por diseño como por peso.

24) El oro físico es como riqueza real

Físicamente, el oro es la auténtica riqueza. Cuando sostienes en la mano una moneda de una onza de oro sabes que estás sosteniendo auténtica riqueza. El oro es un bien escaso y muy costoso de producir.

25) El oro ejerce como garantía de préstamos

El oro puede usarse como garantía para préstamos. Se trata de un activo muy valioso y líquido, que puede ser prestado y utilizado como forma de financiación y de generar intereses.

El mercado mayorista de préstamo de oro entre bancos centrales y bancos comerciales es muy activo. De la misma forma, los inversores que tienen oro físico pueden utilizarlo para obtener financiación o intereses.

26) Los bancos centrales poseen oro

Aunque los bancos centrales del mundo tienden a minusvalorar la importancia del oro porque compite directamente con las divisas fiat que ellos emiten, la mayoría siguen acumulando importantes cantidades de lingotes y monedas en cámaras acorazadas de todo el mundo. Cuentan con el oro como activo de reserva en sus balances y lo valoran a precios de mercado.

Al igual que los inversores privados, los bancos centrales acumulan oro físico porque es muy líquido, carece de riesgo de contraparte y constituye un valor refugio o “cofre del tesoro” que actúa como seguro en tiempos de crisis.

Los bancos centrales también lo acumulan por la inconfesable razón de que no quieren quedarse descolgados en caso de que alguna vez el oro se vuelva a convertir en el centro de un nuevo sistema monetario.

27) El oro se puede regalar

Las monedas y los lingotes pequeños son excelentes regalos. De hecho, regular oro es una tradición en muchas sociedades. Regalar una moneda del oro o lingote pequeño para celebrar un nacimiento, un aniversario, una boda o una ocasión especial, es un detalle que será muy apreciado por el receptor.

28) El oro se puede heredar

Los lingotes y monedas de oro son una forma ideal de dejar herencia a los sucesores. El oro es un activo real, tangible, valioso y tiene un mercado con enorme liquidez. Por ello, constituye un activo idóneo para transmitir la riqueza a las siguientes generaciones.

Además, el oro físico se fabrica en pesos determinados, como onzas troy y kilogramos, por lo que se puede distribuir de forma equitativa entre los receptores y puede establecer el reparto en testamentos y fideicomisos.