Macquarie: la subida del dólar presionará al precio del oro en 2018

El comportamiento del dólar en el último trimestre de cada año sueñe ser bastante positivo, con ganancias en ocho de los últimos 12 años. Por este motivo, los analistas de Macquarie consideran que el año 2018, el precio del oro va a verse afectado por la fortaleza del dólar.

Desde finales del mes de septiembre, el índice dólar (que compara el dólar con una serie de divisas extranjeras, como el euro, el franco suizo o el yen, entre otras) se ha elevado un 1,6%, por lo que todo apunta a que la racha positiva se va a extender a nueve de los últimos 13 meses.

El fortalecimiento del dólar constituye un obstáculo para los activos que están denominados en esta divisa, como el oro. Tradicionalmente, una subida del dólar suele llevar aparejada una bajada del precio del oro.

Éste subió un 18% entre los pasados meses de enero y septiembre. A partir de este momento, la presión sobre el precio lo ha hecho bajar alrededor de un 6% desde el máximo del año, que se situó en los 1.357 dólares la onza, el 8 de septiembre.

Entre los factores que han influido en esta caída están el fortalecimiento del oro y la aparente relajación de la tensión entre Corea del Norte y los Estados Unidos.

Según los analistas de Macquarie Bank, el precio del oro va a experimentar una presión a la baja como la que sufrió durante los años 2015 y 2016. “Tanto en 2015 como en 2016, el último trimestre ocurrió lo mismo: el oro bajó, como consecuencia de la subida del dólar al calor del crecimiento de los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense y las expectativas de un endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal. Lo mismo puede ocurrir en 2017. Si la historia se va a repetir, el precio del oro va a ser vulnerable”, aseguran.

A ello hay que añadir la expectativa más que plausible de que la Reserva Federal lleve a cabo una nueva subida de tipos de interés en el mes de diciembre.

Además, otro factor que puede incrementar el riesgo de bajada del oro es el elevado número de posiciones largas en futuros del oro, junto con la posibilidad de que finalmente se apruebe la reforma fiscal en los Estados Unidos.

A largo plazo, desde Macquarie también recuerdan que los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense tienden a revertir su tendencia en el primer trimestre del año, lo que contribuye a una mayor debilidad del dólar.

Ello ha supuesto un cierto sustento para el precio del oro durante los pasados años, circunstancia que puede repetirse en éste.