TD Securities prevé subidas del precio de los metales preciosos en 2018

Tras un año de subidas moderadas, 2018 se presenta con buenas perspectivas para los metales preciosos, que van a registrar ganancias sólidas, aunque no van a experimentar un rally alcista que luego concluya con un desplome del precio.

Según el informe sobre commodities y metales preciosos de TD Securities, el precio de éstos va a subir en 2018, “aunque no van a volar tan cerca del sol como para quemarse”, siguiendo la leyenda de Ícaro.

Los metales preciosos, en particular el oro, han estado negociándose en un margen muy estrecho en el último mes. Cualquier ganancia futura va a verse limitada por la política monetaria estadounidense y por la incertidumbre sobre la actuación del nuevo presidente de la Reserva Federal.

“La reducción de balances, la probable subida de tipos por parte de la Reserva Federal en diciembre y a mediados de 2018, la buena actuación de los mercados de capitales, la nueva presidencia de la Fed… son factores que van a poner techo a los precios de los metales preciosos, señalan los economistas de TD Securities.

Otro de los factores clave que pueden limitar la evolución de las ganancias de los metales preciosos es la posible aprobación de la reforma fiscal prometida por la administración Trump.

“La legislación sobre el importante recorte fiscal podría acelerar el crecimiento económico y, posiblemente, conducir a un entorno de tipos de interés más altos y mercados de capitales más firmes, que son factores que limitan el margen de subida del precio del oro y el resto de metales preciosos”, señala el informe.

Desde la entidad estiman que el oro va a cotizar a 1.300 dólares la onza durante la primera mitad de 2018, para subir hasta los 1.325 dólares en la segunda mitad del año. Según esta previsión, el oro rompería la barrera psicológica de los 1.300 dólares la onza a mediados del año próximo.

Respecto a la plata, el informe de los economistas de TD Securities apunta a que su evolución durante el año próximo va a superar a la del resto de metales preciosos y apuntan a un precio objetivo para los inversores de 20 dólares la onza.

“Si la proyectada reforma fiscal acaba aprobándose tal y como está planteada, va a suponer una expansión de la deuda estadounidense tanto en términos absolutos como relativos. Y una mayor deuda en proporción al PIB suele beneficiar al oro y los metales preciosos. Teniendo en cuenta que, tradicionalmente, la plata cuenta con una mayor volatilidad y fortaleza en los periodos en los que los inversores se interesan por el oro, lo normal es que su actuación sea mejor que la de éste”, señala el informe.

Desde TD Securities prevén que el platino también registre subidas más importantes que el oro, por las mismas razones, y alcance los 1.100 dólares en el cuarto trimestre de 2018.