La demanda global de oro cayó un 7% en 2017, según el World Gold Council

La recuperación de la demanda mundial de oro en el cuarto trimestre del año (+6% interanual) no fue suficiente para cerrar 2017 con un balance positivo: las 4.071,7 toneladas registradas a cierre de año suponen una caída del 7% con respecto a las cifras de 2016.

Según el informe Gold Demand Trends 2017, publicado el 6 de febrero por el Consejo Mundial del Oro, la demanda de lingotes y monedas cayó un 2% interanual, lastrada por las bajas ventas en los Estados Unidos.

Los bancos centrales añadieron 371,4 toneladas de oro a sus reservas, un 5% menos que en 2016. Por su parte, el sector de joyería creció un 4%, impulsado por la India y China, aunque se mantiene por debajo de la media histórica. Y el aumento del uso de oro en la fabricación de smartphones y vehículos permitió que la demanda del sector tecnológico creciera por primera vez desde 2010.

Inversión

Comenzando por la inversión, el sector cayó un 23% interanual, hasta las 1.231,9 toneladas, lastrado por el comportamiento de los ETF de oro, que cayeron un 63% respecto al año anterior, hasta las 202,8 toneladas.

Respecto al oro físico, la demanda de lingotes y monedas fue un 2% inferior a la del año anterior, totalizando 1.029,2 toneladas. Una caída de la que es responsable, en mayor medida, el mal año de las ventas de monedas, en especial en los Estados Unidos.

La demanda de lingotes y monedas cayó de 93 a 39,4 toneladas en Estados Unidos durante el año, alcanzando el nivel mínimo desde 2007. Las cifras de la United States Mint revelan una caída en las ventas de monedas hasta las 21,2 toneladas respecto a 2016, que fue año histórico en términos de ventas.

La demanda de lingotes y monedas en China creció un 8%, hasta las 306,4 toneladas, marcando su segundo mejor año. Por su parte, la India mantuvo sus cifras de 2016, con un modesto crecimiento del 1,6%, hasta las 164,2 toneladas.

Respecto a otras regiones, la demanda de Oriente Medio se duplicó en 2017, hasta las 40,5 toneladas, muy por debajo de la media de los últimos diez años. En Turquía, en cambio, el año fue excelente, con un crecimiento del 78% en la demanda de lingotes y monedas, desde las 29,4 toneladas de 2016 a 52,4 toneladas, su mejor resultado de los últimos cuatro años.

Y en Europa, la demanda anual cayó un 7%, con bajadas en todos los mercados, incluyendo el más importante, Alemania, que perdió 4,5 toneladas con respecto al año anterior, hasta las 106,3.

Sector oficial

Los bancos centrales continuaron acumulando oro durante 2017, alcanzando las 371,4 toneladas, un 5% menos que en 2016. Unas compras que fueron lideradas por Rusia, que adquirió 223,5 toneladas en el año (superando las 200 toneladas anuales por tercer año consecutivo) y cerró el año con 1.838,8 toneladas, un 14% más. Turquía compró más de 86 toneladas y Kazajistán, 11,6 toneladas.

Por el lado de las ventas, el Bundesbank alemán utilizó 4,3 toneladas de oro de sus reservas para su programa de acuñación de moneda.

Joyería

La demanda de oro en el sector de la joyería creció un 4%, hasta las 2.135,5 toneladas, cerrando en positivo por primera vez desde 2013.

La cifra en la India creció un 12% interanual, hasta las 562,7 toneladas, mientras que China registró un modesto crecimiento del 3%, hasta las 646,9 toneladas.

Respecto a Occidente, la demanda de joyería en los Estados Unidos creció un 3%, hasta las 122 toneladas. En cambio, Europa cayó un 3%, desde las 76,1 a las 74 toneladas, lastrada por el mercado británico, en el que todavía se deja sentir el efecto Brexit.

Tecnología

El sector tecnológico registró un crecimiento de la demanda de un 3%, hasta las 332,8 toneladas, el primer año en positivo desde 2010. Tanto el sector de la electrónica (+4%, hasta 265,3 toneladas) como el de otras industrias (+2%, 50,6 toneladas) registraron crecimientos interanuales, mientras que el sector odontológico, el menos importante en volumen, se dejaba un 6%.

Suministro y minería

El suministro total de oro cayó un 4% interanual, hasta las 4.398,4 toneladas. Mientras que la producción minera repetía prácticamente sus cifras de 2016 (3.268,7 toneladas, frente a 3.263 toneladas el año pasado), el reciclaje cayó un 10%, hasta las 1.160 toneladas. Una caída en la que ha tenido que ver el hecho de que 2016 registrara unas cifras históricas en términos de reciclaje.