Los costes de producción de las compañías mineras de oro volvieron a subir en 2017

Tras tres años consecutivos de reducción, las compañías mineras mundiales han visto cómo los costes de extracción volvían a crecer en 2017, un 1%, hasta los 646 dólares la onza los costes efectivos (cash costs) y los 876 dólares la onza los costes todo incluido (all-in sustaining costs).

Según el informe Gold Focus 2018, elaborado por la consultora especializada en metales preciosos Metals Focus, los costes mineros han vuelto a crecer, tras tres años consecutivos en que las compañías habían logrado contenerlos.

Desde Metals Focus achacan este modesto aumento (+1%) al fortalecimiento de las divisas locales de los países extractores, que ha incrementado la presión inflacionaria. Pese a la subida de precios de los metales de base, obtenidos como subproducto en las explotaciones de oro, y la optimización de los planes mineros, las compañías no han sido capaces de seguir conteniendo los costes.

Existen dos tipos de costes utilizados en minería para medir la rentabilidad de las explotaciones mineras: los costes efectivos operativos o “cash costs” incluyen el coste directo de la mina, transporte del mineral, gastos generales y de administración, y costes de venta, impuestos, royalties…

A éstos se añadieron en 2013 los llamados costes todo incluido (“all-in sustaining costs”), que incluyen también todos los costes adicionales necesarios para reflejar los costes variables de producción durante la vida útil de la mina, entre los que se encuentran los gastos generales y de administración corporativos, los costes de recuperación, exploración, desarrollo, inversiones de capital, cumplimiento de normativas de seguridad…

En ambos casos, los costes se expresan en dólares la onza, para equipararlos a las magnitudes con las que se expresa el precio del oro.

En el caso de los costes efectivos, en 2017 crecieron un 1%, hasta los 646 dólares la onza, debido al crecimiento de los mismos en Países como Sudáfrica, Brasil y Perú. Por su parte, los costes todo incluido crecieron otro 1%, hasta los 876 dólares la onza.

Parte de este encarecimiento tuvo como responsable a la subida del precio del petróleo, un 14% interanual y hasta un 20% en algunos mercados mayoristas de diésel. Las más afectadas han sido las compañías que tienen minas a cielo abierto, cuya maquinaria consume más diésel.

Para compensar, las compañías mineras han estado ajustando sus planes para buscar las reservas con mayor concentración de oro. En 2017, la concentración media ha sido un 4% superior al mínimo de 2013.

La subida de los metales de base (el cobre subió un 27% interanual, mientras que plomo y cinc protagonizaron subidas similares) contribuyó a aliviar los costes. Muchos de estos metales se extraen junto al oro y constituyen una fuente de ingresos adicionales para las mineras.

Por regiones, la Comunidad de Estados Independientes (que incluye a Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Moldavia, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán) es la que mantiene los costes efectivos más bajos, aunque éstos se han incrementado un 2% respecto a 2016, impulsados por Rusia, que aumentó en 14 dólares la onza su coste, debido al fortalecimiento del rublo.

Por su parte, Norteamérica registró un descenso del 6% en los costes efectivos, hasta los 597 dólares la onza, y del 2% en los costes todo incluido (847 dólares la onza), gracias a la mejora de la productividad y a la entrada en funcionamiento de proyectos de expansión.

En Canadá, los costes efectivos cayeron un 2% (651 dólares la onza) gracias al incremento de la producción de oro, que compensó el 2% de apreciación del dólar canadiense y el 21% de subida del diésel.

Por el lado contrario, África sigue siendo la región con los costes más altos. En Sudáfrica, por ejemplo, los costes efectivos subieron 156 dólares la onza en un año, hasta los 1.007 dólares, un nivel que no se alcanzaba desde 2012. Y los costes todo incluido subieron un 14%, hasta los 1.176 dólares la onza.

Detrás de ello está la revalorización del 10% experimentada por el rand, la divisa local, unido a la subida de la inflación y el crecimiento del 15% de los salarios mineros.

En Oceanía, mercado que domina Australia (80% del total), los costes efectivos crecieron un 4%, hasta los 658 dólares la onza y los costes todo incluido subieron un 3%, hasta los 859 dólares la onza.

Al igual que en otras regiones, la apreciación de la moneda (el dólar australiano subió un 3%) y la subida de precios del diésel (+15%) fueron las causantes.

Previsión para 2018

Según Metals Focus, se espera que en 2018 continúe la apreciación de las divisas de los países productores, lo que va a perjudicar a las compañías no estadounidenses.

Para compensarlo, las mineras tendrán que volver a centrarse en la mejora de la productividad y de la eficiencia operativa. En opinión de los analistas de la consultora, los márgenes de la industria son los suficientemente amplios como para que la disciplina de costes no se vea afectada en un entorno de subida de precios del oro y el combustible.

La reducción de los grados de concentración y el estancamiento de la producción mundial provocará que los costes vuelvan a crecer en 2018.

 

En dólares la onza

2016

2017

%

Norteamérica

 

 

 

Costes efectivos

633

597

-6

Costes todo incluido

868

847

-2

Centro y Sudamérica

 

 

 

Costes efectivos

581

592

+2

Costes todo incluido

837

857

+2

Europa

 

 

 

Costes efectivos

762

731

-4

Costes todo incluido

1.055

1.012

-4

África

 

 

 

Costes efectivos

754

783

+4

Costes todo incluido

963

992

+3

CIS

 

 

 

Costes efectivos

452

464

+3

Costes todo incluido

662

701

+6

Asia

 

 

 

Costes efectivos

631

599

-5

Costes todo incluido

880

817

-7

Oceanía

 

 

 

Costes efectivos

631

646

+1

Costes todo incluido

864

876

+1

TOTAL GLOBAL

 

 

 

Costes efectivos

641

646

+1

Costes todo incluido

864

876

+1

Fuente: Metals Focus