El oro sube y el dólar pierde fuelle por la política monetaria de EEUU

El precio del oro ha subido en el inicio de la sesión de este lunes, 14 de mayo, impulsado por la debilidad del dólar, que se ha visto afectado por una posible ralentización de la subida de los tipos de interés en los Estados Unidos.

El precio spot del oro subió un 0,3% a comienzos de la sesión, para situarse en los 1.321,20 dólares la onza, después de haber alcanzado en la sesión anterior el nivel más alto desde el pasado 26 de abril: 1.325,96 dólares.

El metal cerró el pasado viernes, 11 de mayo, a 1.324,35 dólares la onza en la London Bullion Market Association (LBMA).

Uno de los motivos que han determinado esta subida del oro es la bajada del dólar, que se dejó un 0,1% en el Índice Dólar (que lo compara con el euro, la libra esterlina, el franco suizo, la corona sueca, el yen japonés y el dólar canadiense), para situarse en 92,426. Una bajada que se produce por la caída de los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense, después de que el mercado descarte una aceleración en el ritmo de subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal.

Como señala Reuters, el presidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, declaró que los tipos de interés podrían haber alcanzado un nivel “neutral” a partir del cual ya no sirven de estímulo a la economía.

Por otro lado, los mercados permanecen a la expectativa después de que Estados Unidos haya amenazado con sanciones a las empresas que hagan negocios en Irán, tras la decisión del resto de países firmantes de mantener en vigor el acuerdo nuclear con este país, a pesar de la salida de EEUU y las críticas al mismo de Donald Trump.

En cambio, la tensión con respecto a Corea del Norte podría ir reduciéndose, a tenor de las declaraciones del secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, quien señaló que Washington podría levantar las sanciones impuestas al régimen de Kim Jong-un si el país accede a desmantelar completamente su armamento nuclear. Una medida que podría aumentar la prosperidad económica en Corea del Norte hasta el punto de rivalizar con su vecina del sur.