El precio del oro rebota tras bajar de 1.300 dólares por primera vez en 2018

El precio del oro ha recuperado la senda del crecimiento después de la caída experimentada el pasado 15 de mayo, que lo llevó por debajo de los 1.300 dólares la onza por vez primera en lo que llevamos de año 2018.

El oro cerró la sesión del pasado 15 de mayo en la London Bullion Market Association (LBMA) a 1.295 dólares la onza, una importante caída desde los 1.319,85 dólares que había registrado en la sesión anterior, que los analistas han atribuido al fortalecimiento del dólar y a la subida de los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense.

El Índice Dólar, que pone en relación a la moneda estadounidense con otra serie de divisas internacionales (euro, libra esterlina, franco suizo, corona sueca, yen japonés y dólar canadiense), ganó un 0,06%, para situarse en 93,20.

Por lo que se refiere a los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años, sus rendimientos crecieron hasta 3,089% a primera hora de la mañana del 16 de mayo, lo que supone su nivel más alto de los últimos siete años.

Esta subida de los rendimientos amplía el margen de los tipos de interés entre Estados Unidos y otras economías desarrolladas, lo que incrementa el interés del dólar. Precisamente, los activos que están relacionados con el dólar (como el oro, cuyo precio se establece en esta divisa), son muy sensibles a las subidas de éste, ya que implican que el oro se encarece para los inversores en divisas diferentes al propio dólar.

Además, la subida de los rendimientos de los bonos del Tesoro atrae a los inversores frente al oro, del que se suele decir que no ofrece rendimientos.

Sin embargo, el metal ya ha comenzado a recuperarse: el precio spot creció un 0,3%, hasta los 1.293,89 dólares la onza a comienzos de la sesión del 16 de mayo, después de ceder un 1,7% en la sesión anterior, registrando su nivel mínimo del año, en 1.288,31 dólares la onza.

La industria del oro no se ha mostrado preocupada por el hecho de que el oro haya perdido el nivel de los 1.300 dólares la onza, ya que consideran que para que el precio dé el salto que los analistas pronostican, es necesario que tome impulso, incluso bajando por debajo de su nivel de resistencia.