El calentamiento global desvela un enorme yacimiento de oro de Canadá

Los efectos del calentamiento global han permitido a la compañía minera canadiense Seabridge Gold descubrir uno de los mayores yacimientos de oro del país, que puede contener hasta 27,5 millones de onzas de oro y más de 5.000 millones de libras de cobre. La retirada de un glaciar debido al aumento de temperaturas ha permitido el hallazgo.

Según explicó Rudi Fronk, CEO de la compañía Seabridge Gold, a Kitco, la compañía adquirió el proyecto de KSM en junio de 2000. La anterior propietaria, Placer Dome, había invertido alrededor de 25 millones de dólares en el desarrollo del proyecto y se había centrado en los depósitos de Kerr y Suphurets, visibles desde la superficie, pero había obviado Mitchell Zone, que hasta hace poco estaba cubierta por un glaciar.

Desde que la anterior empresa desarrollase la explotación, el glaciar se ha retirado casi tres kilómetros, dejando expuesto el yacimiento de Mitchell. Según el estudio de viabilidad preliminar llevado a cabo por Seabridge Gold en KSM en noviembre de 2016, la explotación podría contener alrededor de 39 millones de onzas de oro y 10.000 millones de libras de cobre, con una expectativa de vida de la mina de unos 50 años. Se estima que solo el yacimiento de Mitchell podría contener 27,9 millones de onzas y 5.100 millones de libras de cobre.

La compañía proyecta explotarlo primero como mina a cielo abierto y luego comenzar a excavar túneles. Aunque Seabridge Gold dispone de todos los permisos de explotación, la compañía busca asociarse con otra minera con experiencia que le ayude a desarrollarla.

La cuestión del calentamiento global no es un tema de discusión cómodo con las compañías mineras, aunque en esta ocasión se ha mostrado como un aliado de la explotación. De hecho, no es la primera minera que se ve favorecida por la retirada de un glaciar en sus explotaciones.

Desde Seabridge Gold no descartan que se pueden producir más descubrimientos gracias al calentamiento global, en concreto en el yacimiento de Iron Cap, cerca de Mitchell, que podría ser tan grande como éste.

En cualquier caso, el calentamiento global puede provocar también efectos adversos para las compañías mineras, como recuerdan desde Kitco: la elevación de las temperaturas provoca el deshielo y la subida del nivel del mar, que puede anegar ciertas zonas de explotación costeras.