La demanda y el reciclaje de metales preciosos subirá en China

Además de encabezar las cifras de demanda y producción de oro, China es uno de los principales protagonistas en el llamado mercado secundario de otros metales preciosos como los del grupo del platino.

Según los datos que aporta la consultora especializada Metals Focus en su último Precious Metals Weekly, durante la década que concluyó en 2016, China ha acumulado un total de 256 millones de toneladas de material destinado al reciclaje. Una cantidad cuyo transporte y tratamiento plantea innumerables problemas desde el punto de vista logístico y medioambiental que el país debe resolver.

Entre las diez principales categorías de productos reciclados se encuentran los vehículos usados. El mercado automovilístico de China ha sido muy activo durante la última década, en la que China se consolidó como el mercado con mayores ventas del mundo, a partir de 2010.

Con semejantes cifras de producción y venta de automóviles, el reciclaje de metales del grupo del platino (platino y paladio, principalmente) procedentes de los catalizadores de los vehículos usados se ha convertido en un proyecto estratégico, ya que China no está entre los principales países productores de estos metales, que son Sudáfrica y Rusia.

Como apuntan desde Metals Focus, la adopción por parte de China de una regulación más estricta sobre las emisiones de gases contaminantes (llamada China 6 standard) va a ser un factor que impulsará la demanda de platino y paladio en el sector automovilístico del país durante la próxima década.

La primera fase de implantación de esta nueva legislación medioambiental, que tendrá lugar a partir del año 2020, no va a obligar a modificar demasiado la cantidad de estos metales usados en la fabricación de catalizadores para vehículos ligeros, según observan desde la consultora, ya que se va a centrar más en la reducción de la los límites de CO emitidos.

Sin embargo, la implantación de la segunda fase, a partir del año 2023, va a suponer un notable incremento en el uso de platino y paladio en la fabricación de catalizadores, debido a los estrictos límites impuestos para las emisiones, lo que va a disparar la demanda.

Por otro lado, el Gobierno chino quiere que los vehículos movidos por energías limpias alcancen una cuota de mercado del 5% para 2020 y del 20% para 2025, y que la mitad de estos vehículos sean de baterías eléctricas.

Esto, unido al crecimiento constante del metal procedente del reciclaje debería compensar del déficit de metales del grupo del platino que sufre el país.

De momento, los vehículos impulsados por combustibles derivados del petróleo van a seguir dominando el mercado lo que, unido al endurecimiento de la legislación sobre las emisiones contaminantes, va a provocar que la demanda de platino y paladio por parte de la industria automovilística china continúe presentando cifras importantes durante los próximos años.