No más falsificaciones: ya se pueden escanear lingotes de oro con el móvil

Las innovaciones tecnológicas en materia de seguridad contra falsificaciones de productos de oro contribuyen a la tranquilidad de los compradores de lingotes y monedas de oro. Un proceso que implica desde las propias casas de la moneda, que incluyen diseños especiales para complicar la labor de los falsificadores, a las refinerías u otros participantes en el mercado.

Una de las últimas viene de la mano de la refinería suiza PAMP y se ha denominado tecnología Veriscan. Permite el escaneo de determinados lingotes y monedas de oro mediante el smartphone, para verificar su autenticidad.

No se trata de un simple escaneo del blíster o envoltorio del lingotes o moneda, sino que funciona también directamente sobre la propia pieza de oro, tanto por el anverso como por el reverso de la pieza.

Un punto a favor de esta nueva tecnología es que no se va a limitar a los productos de PAMP: el sistema Veriscan actúa sobre la mayoría de los productos de esta refinería, pero también sobre piezas seleccionadas de distintas casas de la moneda mundiales.

Para que el sistema reconozca una pieza, es necesario que, en el momento de su producción, ésta se incluya en la base de datos del sistema. Una vez que se ha incluido, cuando sea escaneada, fuera o dentro de su envase, el sistema la reconocerá y certificará su autenticidad.

Su uso es tan simple como descargarse la aplicación en el iPhone y escanear el lingote o moneda con la cámara del mismo. El sistema reconoce la marca, el peso del metal, el año de acuñación o fabricación, el país, la forma y el diseño, la descripción, el número de registro o SKU y el número de serie.

Cuando se va a escanear la pieza, la aplicación pregunta si se va a hacer con el blíster o sin él. En el primer caso, se escanea el número de identificación de la pieza y el código QR impreso en la parte posterior del envase. Una vez escaneado éste, se procede a escanear también la pieza, para lo que el smartphone muestra en la pantalla un punto, que hay que hacer coincidir con el punto central de la pieza.

Tras unos segundos, si la pieza es auténtica, la pantalla se iluminará en verde, mostrando la palabra “Pass” (aprobado). En caso de que se trate de una falsificación, el mensaje será “Unable to authenticate” (no es posible la verificación), en amarillo.

Se trata de una tecnología completamente portátil e inmediata, que permite la verificación en unos segundos, por ejemplo, de una pieza que se va a adquirir en una exposición o feria.