La industria busca alternativas al paladio por su escasez y alto precio

En 2017, el paladio fue, con diferencia, el metal precioso que registró una mayor revalorización, en detrimento del platino, al que superó en precio por primera vez desde 2001. Sin embargo, la evolución del mercado va a acabar favoreciendo al platino frente a un paladio que es cada vez más escaso y caro.

Según informan desde el blog sudafricano Engineering News, a pesar de que los motores diésel (en cuyos catalizadores se utiliza platino) van perdiendo cada vez más cuota de mercado, la industria automovilística está adoptando decisiones que en los próximos 18 a 24 meses van a favorecer al platino.

La primera es la búsqueda de fórmulas para sustituir el paladio por platino en la fabricación de catalizadores para los motores de gasolina. Hasta ahora, el paladio era el componente fundamental de los catalizadores de estos motores, cuya cuota está creciendo a costa del diésel, especialmente en mercados tan grandes como China o Estados Unidos. Sin embargo, el paladio es cada vez más escaso, hasta el punto de que en la industria se le denomina humorísticamente “unobtainium” (inencontrable), en vez de “palladium”.

En palabras de Paul Finney, responsable de refinado y marketing de Impala Platinum, en un encuentro con la prensa, “la disponibilidad de platino se está complicando mucho. En las conversaciones que mantenemos con clientes como empresas de recubrimientos o fabricantes de recambios, la pregunta del millón es siempre la misma: ¿podéis garantizar el suministro sostenido de paladio? Y la respuesta es clara: ahora mismo no”.

Desde la industria ya se promovió la sustitución del paladio por platino en los motores diésel, y ahora se está intentado repetir este movimiento en el mercado de gasolina. Según Finney, si el platino alcanza una cuota del 10% en el mercado de los catalizadores de motores de gasolina, supondrá un ahorro de 800.000 onzas de paladio.

De hecho, Implats está trabajando con una empresa internacional de recubrimientos para desarrollar un catalizador de tres vías para motores de gasolina que permitirá equilibrar el mercado del paladio, aliviará la situación de las empresas de fabricación de recambios y hará maravillas con el precio del platino.

Por otro lado, otro factor que puede beneficiar al mercado del platino es la iniciativa europea denominada Real Driving Emissions (RDE), que va a incrementar el uso del platino para la reducción de las emisiones nocivas de óxido nitroso.

En la actualidad, la tarea de reducir el óxido nitroso la desempeña el rodio. Sin embargo, el rodio, en palabras de Finney, “va a acabar siendo el nuevo paladio” si su demanda crece demasiado, como ocurrió a finales de los años 90 y principios de 2000. Para evitar que se dispare el precio del rodio, los fabricantes quieren sustituirlo por platino en el tratamiento de las emisiones de óxido nitroso.

Y un factor más que juega a favor del platino es el hecho de que los mercados en vías de desarrollo como la India y China van a requerir cada vez más vehículos pesados con motores diésel, lo que va a compensar de sobre la reducción de cuota de mercado que estos motores están sufriendo en Europa.

A más largo plazo, otro factor que va a beneficiar al platino es el desarrollo de la tecnología de pilas de combustible para los vehículos del futuro, como alternativa al diésel y la gasolina.

De hecho, representantes de la industria sudafricana se han reunido con fabricantes alemanes para interesarse por este tipo de tecnología, que permite convertir el hidrógeno en electricidad por medio de una reacción química en la que interviene el platino como catalizador.