Asistimos al despegue del oro, pues mirando hacia atrás ya se ven toros

Parece ser que en los ámbitos del metal dorado se presagian mejores momentos; sobre todo desde que hoy, jueves 9 de agosto, el precio Fixing y el Spot coinciden en el inicio de una remontada. Eso quiere decir que, si miramos hacia atrás, nos llegará el aliento que emana de los morros de los toros que han vuelto a salir de chiqueros y vienen empujando. El flujo de noticias positivas es muy sólido, y también lo es el precio del oro que, tras unas semanas de incertidumbre, desde el 15 de junio, comienza a remontar.

Algunos analistas internacionales coinciden en que este aciago verano de gravísimos incendios en Europa (Grecia, Portugal, España) y Estados Unidos (California); además del aumento en el Mediterráneo del flujo de pateras, barcos, cayucos, etc., cargados de personas que buscan el “paraíso” fuera de sus países de origen; mantenimiento de los conflictos bélicos en Oriente Medio; y un largo etcétera, no ha sido causante del desajuste en el precio del oro.

Por ahora, no existe riesgo en el sistema de vida occidental, pese a que va de mal en peor. Tampoco hay temblores ante el aumento de la inflación global, o en el fortalecimiento comercial de Rusia, China e India. Por el momento, Estados Unidos no tiembla, o al menos mantiene el tipo.

Es decir, puede haber más incertidumbre en los países “capitalistas” (¿es que China lo es ya con más multimillonarios que Estados Unidos?), que en los cada vez más poderosos países emergentes.

Crece continuamente la demanda de oro en Asia. En China, esa demanda es espectacular, tanto en lingotes, monedas y joyas. En la India aumenta las peticiones de más metal dorado, bien por las vías oficiales o por las del contrabando.

Por tanto, las embestidas de los osos de este tiempo atrás han sido por otras causas diferentes. Si bien los aranceles estadounidenses son una preocupación a corto plazo, a largo plazo es absolutamente imposible que una población norteamericana, de alrededor de 350 millones de habitantes, compita con 3 mil millones de indios y chinos.

La era del toro de oro es real y está comenzando ahora”, dice entre otros el analista James Hyerczyk. Para añadir que “Es muy importante que la nueva generación de inversores de oro esté bien diversificada en todos los sectores de la clase de activos de metales preciosos”.