La eterna mentira del sistema de pensiones de jubilación en España

El pasado 9 de febrero, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto que permitirá rescatar, a partir del año 2025, el dinero que lleve al menos 10 años depositado en los planes de pensiones, para fomentar el ahorro. Un ahorro realizado, al fin y al cabo, con el dinero de los propios ahorradores. En este artículo queremos reflexionar sobre el actual sistema de pensiones.

Partimos de tres consideraciones:

1. El sistema actual de pensiones no es sostenible. Se trata de una estructura piramidal en la que lo que se le cobra a los últimos en llegar no compensa lo que sale de los primeros que llegaron.

2. El Gobierno y ciertos iluminados recomiendan una solución que es antieconómica, costosa en comisiones, tiene una fiscalidad leonina y para lo único que sirve es para crear una ilusión que solo será desvelada al bajar el telón, es decir, a la hora de la jubilación. Hemos “ahorrado” durante muchos años para enriquecer al erario público y nos han tomado el pelo con reducciones en el IRPF, para al final acabar pagando más de lo que nos han reducido.

3. Un sistema bancario y asegurador que prima las comisiones superiores a las rentabilidades supuestamente obtenidas, con el beneplácito de aquellos que tienen que cuidar y proteger a los inversores y ahorradores, no merece la más mínima consideración. Pero, al estar sometidos a su poder (vía hipoteca, crédito…) lo único que se puede hacer es intentar arañar migajas no jugando limpio.

Por ejemplo, ¿cómo intentar obtener un pequeño plus adicional en los planes de pensiones? Cambiando cada año de compañía y obteniendo los tantos por ciento adicionales por traspaso en efectivo o en forma de jamón, caja de vino o un bonito lote de ollas. Aunque el pago en el IRPF como retribución en especie puede amargar un poco el retrogusto del reserva o el tocinito del ibérico.

Ahora, nuestro querido Gobierno nos autoriza a retirar los planes de pensiones con una duración superior a los 10 años. Nos “autoriza”. Es decir: yo ahorro mi dinero. Yo soporto el riesgo de la inversión que realizo. Yo soporto los impuestos a vencimiento. Yo hago que las arcas obtengan dinero de las tasas e impuestos aplicados a las compañías aseguradoras y resulta que no puedo disponer de mi dinero, salvo que me muera, me quede invalido, me quede en paro sin cobrar nada durante seis meses (antes un año) o que el plan tenga una duración superior a 10 años. ¡Muchas gracias!

Hay productos como los PIAS (Planes Individuales de Ahorro Sistemático) que no tributan por los rendimientos si tienen una duración superior a un año. Es decir, que puedo sacar mi dinero cuando quiera, pasando por caja, por supuesto.

¿Hay que ahorrar para la jubilación? Por supuesto que

¿Hay que elegir bien las alternativas? Por supuesto que .

¿Hay que estudiar cómo pagar menos impuestos? Por supuesto que sí.

¿Hay que ver, comparar, elegir y seguir vigilando esta elección? Por supuesto que sí.

¿Hay alguna opción 100% segura y rentable? Por supuesto que no.

Cada uno tiene que valorar su capacidad de ahorro, tiempo necesario, riesgo que asume y situación fiscal. Si para ello tiene que pagar una comisión y/o honorario a un profesional que realmente sea independiente, no sería ninguna locura. Piense lo que se va a ahorrar en antiácidos y tranquilizantes.

¡¡Feliz retiro!!