Encuentran 600 monedas de oro belgas al demoler una casa en Bretaña

Un equipo de demolición ha encontrado un tesoro formado por unas 600 monedas de oro al derribar el tabique de una vivienda situada en una villa del norte de Francia. Según una primera valoración, las monedas podrían valer más de 100.000 euros.

Los hechos sucedieron en la pequeña ciudad bretona de Pont-Aven, de menos de 3.000 habitantes, donde un equipo de la empresa Bat’isol estaba procediendo a la demolición de una casa deshabitada.

Al caer uno de los tabiques, los obreros encontraron un contenedor metálico que, al principio, confundieron con una antigua bomba sin explotar de la Segunda Guerra Mundial. Tras examinarla más detenidamente vieron que se trataba de una caja.

Al abrirla encontraron gran cantidad de monedas de oro, acuñadas en el siglo XIX en Bélgica. En total, la caja contenía unas 600 monedas de oro acuñadas entre 1867 y 1882, durante el reinado de Leopoldo II, que se extendió entre los años 1865 y 1909.

Probablemente se trata de piezas de 20 francos, acuñadas en oro de 900 milésimas, de 6,45 gramos de peso cada una. En el anverso de estas monedas aparece el retrato del rey Leopoldo II junto a su nombre y la leyenda “Rey de los Belgas”.

El reverso incluye el escudo de armas de Bélgica: un león rampante en el centro de un escudo circular, envuelto en una capa de armiño coronada, con la leyenda “La Unión hace la fuerza”.

El canto de estas monedas cuenta con varias estrellas de cinco puntas y la inscripción en relieve “Dios proteja a Bélgica”.

Según una primera valoración, en función del precio pagado por monedas similares, el tesoro podría tener un valor de alrededor de 100.000 euros.

Las monedas han sido depositadas en manos de la Policía francesa hasta que se decida su destino. Según la ley francesa, los beneficios del hallazgo deben repartirse al 50% entre el equipo de trabajadores que lo encontró y el propietario del terreno donde se levantaba la casa.

Según declaró el capataz de la cuadrilla de obreros, Laurent Le Bihan, a la agencia AFP, el antiguo propietario de la vivienda era un coleccionista numismático, por lo que el hallazgo no les ha sorprendido tanto.